Unos 150 niños del Centro de Educación Inicial Nacional “Santiago Apostol”, ubicado en la parroquia Las Brisas, en Petare, fueron gratamente sorprendidos cuando representantes de Fundasitio, la Fundación San Miguel Arcángel (SMA), la Fundación Huellas de Bondad y MásQueDigital, llevaron juguetes para todos ellos.

La sorpresa llenaba sus rostros mientras Mimos Venezuela realizaba su acto para entretenerlos, pero la alegría les embargó cuando, uno a uno, comenzaron a recibir un regalo incondicional de un grupo de extraños.

“Creo que los niños y sus sonrisas son energía, son luz, son lo que nos lleva a nosotros ante cualquier situación un cambio en nuestra visión. Siempre y cuando el niño esté feliz, nosotros siempre vamos a estar complacidos”, dijo Alessandro Rosete, representante de la Fundación SMA, quien enfatizó que los niños siempre serán la motivación, la alegría y la inspiración de los padres, y del mundo, para seguir adelante.

“Es maravilloso lo que sentí, no existe dinero ni nada en el mundo que pueda pagar estas sonrisas que vi hoy, super contento y feliz, niños con una sonrisa de oreja a oreja y eso me llenó el alma”, finalizó Rosete.

Joscelyn Porco, vocera de la fundación “Huellas de Bondad”, destacó que esta actividad reivindica su papel en la sociedad: dejar una huella en esos niños que serán el futuro de nuestra sociedad.

“Sobrepasó las expectativas que teníamos el día de hoy, estamos super contentos, felices de haber participado y esperamos a través de Fundasitio y MásQueDigital brindar más espacios de alegría diariamente con la comunidad”, enfatizó Porco, quien además tiene la esperanza de que esta iniciativa sirva como incentivo para que los niños sigan motivados a estudiar y ser cada día mejores.

Lino Simoes, Gerente General de MásQueDigital, agradeció la excelente labor de Fundasitio, y su director Rafael Núñez Aponte, con aportar un granito de arena en el sano desarrollo de los niños del país. “Gracias a este tipo de iniciativas, los niños pueden sonreír y soñar con un mejor mañana. Seguir disfrutando su niñez al máximo y llenándonos de esperanza de cara al futuro”, dijo Simoes.

“Es un sueño hecho realidad. Los niños se fueron felices, emocionados, agradecidos y de verdad que no tengo como agradecer el momento que vivimos hoy en esta institución que es de muy bajos recursos”, enfatizó, emocionada, la directora de centro educativo, Deyanira Velazquez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.