Giselle Cesin y Alberto Camardiel, los integrantes venezolanos del Proyecto 8848, arribaron a Nepal hace una semana y, de forma inmediata, comenzaron a prepararse intensamente para iniciar la última etapa del camino que los llevará a la cima de la montaña más alta del planeta, el Monte Everest.

Katmandú, capital de Nepal, fue la ciudad que vio llegar en primera instancia a los criollos y la que, de paso, les brindó la oportunidad de pasar un par de días llenos de tranquilidad y paz gracias a Depuk Trowaga Rimpoche, líder espiritual budista que invitó a Cesin y a Camardiel a su monasterio para que presenciaran una importante ceremonia e intercambiar palabras sobre la importancia de la misión y de la situación de Venezuela.

La siguiente parada del Proyecto 8848 fue Lukla, localidad a la que volaron a finales de la semana pasada para arrancar un recorrido de unos 8 o 9 días que los llevará a atravesar, a pie, el majestuoso Valle del Khumbu. Eso, con la intención de llegar con las pilas bien cargadas al campamento base.

El duro recorrido de trekking, sin embargo, arrancó por todo lo alto, mostrando la belleza y misticismo de dos importantes pasos previos al mencionado campamento base. Estamos hablando del pueblo de Phakding y de la ciudad de Namche Bazar, lugares por los que nuestros atletas pasaron este fin de semana antes de adentrarse, cada vez más, en el Khumbu.

Esta ruta los llevará a las faldas del Monte Everest en unos cuantos días (se aspira que lleguen al campamento base el 17 de abril), y será allí cuando Giselle, Alberto y todos los demás integrantes y acompañantes del Proyecto 8848 den luz verde a la última etapa de la expedición previa al ascenso.

Desde FundaSitio reiteramos nuestro apoyo incondicional a esta importante travesía que buscará, luego de 15 años, dejar una vez más el nombre de nuestro tricolor patrio en lo más alto del mundo.